por qué escribo

escribo porque no sé pensar sin palabras
escribo porque es de noche y llueve
escribo porque las palabras nómades se escapan de mi boca
escribo porque a veces soy sonámbula de voces
escribo porque llevo esta pesada carga
escribo porque las voces me dicen cosas insensatas
escribo porque en la noche se siente más
escribo porque tengo muchas palabras y poco papel
escribo porque es mejor escribir que callar
escribo porque las palabras tienen vida propia y quieren salir
escribo porque la cabeza me da vueltas y necesito la médula del poema
escribo porque se me importa un pito
escribo porque los sentidos son esquivos
escribo porque los pensamientos son un carrusel
escribo porque siento los pasos de Baudelaire sobre el acueducto
escribo porque la imaginación es más fuerte
escribo porque las palabras saben a mañana
escribo porque tengo insectos girando en las entrañas
escribo porque a Dafne le han crecido mucho los brotes
escribo porque el árbol de siempre está listo para escucharme
escribo porque la invención es la madre de la necesidad
escribo porque es un ejercicio sin reglas
escribo porque todo lo demás es aire
escribo porque las palabras se afilan en mi garganta y me salen por la mano
escribo porque la escritura es un delirio sensato
escribo porque el poema tiene una estructura maleable
escribo porque los versos son arcilla
escribo porque siempre es mejor escribir que dormir
escribo porque las palabras atraviesan el espejo
escribo porque intuyo el ritmo de la canción lindante poema
escribo porque me cuelgo de frases como ramas
escribo porque los versos necesitan su pentagrama de papel
escribo porque en la noche los vapores del envión suben hasta mis ojos
escribo porque nunca es el mismo río
escribo porque el agua tiene seres extraños
escribo porque los poemas se derriten
escribo porque el tiempo siempre tiene prisa
escribo porque yo aquí y tú allá
escribo porque nosotros en este espacio curvo
escribo porque es el tiempo del poema
escribo porque es el espacio de las palabras hondas
escribo porque los pájaros también escriben su canción
escribo porque canto sin ser pájaro
escribo porque la corteza del árbol escucha el murmullo de sus raíces húmedas
escribo porque los insectos caminan por mi espalda de pedregullo
escribo porque mi estómago es una colina de grillos
escribo porque el río fluye por mis pupilas
escribo porque de noche el poeta canta mejor
escribo porque el silencio también se escribe
escribo porque las vocales y consonantes se han tejido en el mutismo
escribo porque mañana no amanece más temprano
escribo porque de noche las luciérnagas crean collares de luces
escribo porque la palabra tiene pesados pies
escribo porque el poema se hace al andar
escribo porque el camino es largo y el verso corto
escribo porque me crecen hojas en el pecho
escribo porque las estrofas abren el baúl de los recuerdos
escribo porque la memoria y el olvido son lo mismo
por eso escribo    

Escribir comentario

Comentarios: 0

Escribir comentario

Comentarios: 0