Reseña sobre "La escritura de arcilla"

El País Cultural - Suplemento cultural del diario El País de Uruguay

Por Elvio E. Gandolfo. Montevideo, 6 de setiembre de 2002

EL LIBRO tiene una sólida estructura: comienza y termina con dos de los mejores poemas del conjunto: el que da el título y "Durmiendo con el poema". Los dos combinan el papel, bidimensional, y sus palabras, con la tercera dimensión de lo que puede tocarse, palparse, con lo que incluye un espesor: la arcilla, la carne, los músculos en el primer caso. Y en el segundo, la promesa de esperar al poema (campo de batalla de lo abstracto en buena parte de la poesía reciente, cuando se habla de él) como una novia o una amante. En la actuación literaria que presencia el lector, supuestamente ese poema todavía no ha llegado pero será muy bien recibido: la mujer que lo aguarda estará desvestida pero no desnuda (según aclara) y le susurrará "el verdadero poema, que queda fuera del texto, empieza en el futuro cercano".

   Al igual que en "La escritura de arcilla", ese proyecto de combinar materia palpable con palabras (y hacerlo en el espacio escrito) podría sonar a proyecto vanguardista, incluso artesanal, de bricolage multimedia. Pero hay una autora a cargo, que usa sólo palabras. Una vez más, hace sus aclaraciones: "mi falta de originalidad es buscada. / Lo novedoso y el olvido son lo mismo. / Pero mi poema está escrito. / De eso trata el asunto." Acá y en los mejores poemas del libro, Paula Einöder consigue ser a la vez sobria y lujosa, compleja y simple, manejar un modo propio que no sobrecarga los gestos de identidad estilística.

   Un tercer poema, "Rachmaninov", enfrenta otro desafío difícil: expresar la música. Incluso con la recomendación previa de escuchar el concierto Nº 2 en do menor mientras se lee, lo cual puede sonar un poco ingenuo. La sospecha se disuelve una vez leído el texto: cambia por el deseo de realmente escuchar el concierto, sobre todo si no se lo conoce. Con lo cual los dos pianos y la autora, o el poema, el concierto y el lector, establecen ese "diálogo que se vuelve asunto de tres" del final. En los dos planos - la música y la poesía - el tiempo, la duración, es esencial, y aquí las palabras logran ese efecto tan escaso: parecen durar bastante más que sus dos carillas de extensión, casi como el concierto mismo.

   A veces la sensibilidad y el afecto se vuelven demasiado sensibles o afectuosos, valga la redundancia, incluso demasiado explicados, anunciados, como en "You don't know what love is". El título en inglés parece anunciar una cierta timidez, en las antípodas de la sencillez y frescura de otros poemas, y las imágenes son un poco sobadas, o establecen una intimidad forzada: "Quiero probar tus sudores nocturnos/ y tus filamentos delicados." o "Quiero tus altas temperaturas/ tus enzimas reventando por el calor." El ritornello se dirige a alguien para decirle: "quiero un poco de tu infierno". Para expresar la combinación del deseo y el rechazo resulta más contundente el brevísimo "Teorema de la rama": "Colgados de las ramas como dos simios absurdos./ Tú en mi rama y yo en la tuya./ Una sola rama y dos simios solos".

   En la aluvional producción literaria femenina (o de mujeres, o como se la quiera llamar en estos tiempos de la hipercorrección semántica) muchas veces se tiene la impresión de que la autora exclama o grita: "¡conóceme!", "¡tócame!", "¡siénteme!". Ese ruido termina por destruir el sonido del poema mismo, porque alude a un conocimiento personal, crispado, fuera del texto mismo. En Paula Einöder pasa otra cosa. La complejidad y la sencillez se unen en un punto de intersección. Aunque en su "Arte poética" afirma que "Un poeta no debe pensar, el modo en que su lenguaje combina sensación y pensamiento, mundo interior y exterior, sonido y sentido", hace que la mejor manera de conocerla, tocarla y sentirla sea justamente leer los mejores poemas de La escritura de arcilla.

   Merece mención aparte el cuidado de la edición, que lejos de fabricar un libro-objeto que compita con los textos, extrema los detalles (el cuadro de tapa, los dibujos de Pablo Galante), para contener las palabras en el espacio más legible y placentero. Rasgos que han caracterizado libros anteriores de Ediciones Imaginarias.

Por la ilustración: Pablo Galante
Por la ilustración: Pablo Galante

Reseña sobre "Árbol experimental"

Iscariote (revista de mitologías)

Fernández de Palleja. Maldonado, revista Iscariote, Año III, Nº 13, junio de 2005

Nota de la escritora y periodista Melisa Machado

Revista Dossier, Año 1, Nº 5, Noviembre-Diciembre 2007, pp. 34-35

Artículo del escritor y periodista Gustavo Esmoris

VOCES / Literatura. Montevideo, 11 de febrero 2010, p. 24

Escribir comentario

Comentarios: 0